La semana pasada los vecinos de la Rioja pasaron de un incendio a otro. El cuerpo de bomberos del ayuntamiento de Logroño llegó a intervenir en ocho incendios en tan solo tres días.

Pasados unos minutos después de las tres de la tarde del día domingo fueron avisados los efectivos de SOS Rioja. La alerta llegó desde la Plaza Donantes de Sangre de Logroño, donde un colchón calcinado causó revuelo. Y no se registró lesionados graves ni incurrió en pérdidas materiales de consideración.

Compara los seguros de Hogar más baratos en tan solo unos minutos

El mismo día en Ajamil, el fuego de una chimenea se salió de control en una casa de dos plantas. El mismo se propagó por las vigas adyacentes. Fue necesario el desplazamiento de la Guardia Civil, el servicio preventivo del cuerpo de Salud riojano y los bomberos.

Para la extinción de este incendio, los bomberos descubrieron las vigas afectadas y limpiar todos los focos de calor. Gracias a lo cual no fueron mayores los daños materiales ni hubo heridos que lamentar.

Incendios del Sábado

El sábado, los bomberos tuvieron que trabajar muy duro en la localidad. A primeras horas de la tarde hubo intensa actividad en las fincas abandonadas de Aguilar del Río Alhama en el camino a Inestrillas. Al que fueron movilizados:

  • Dos ‘pick-up’ y 3 agentes forestales.
  • Un helicóptero de la Dirección General de Medio Ambiente y Forestales.
  • Dos retenes de Bomberos con la Guardia Civil.

Alrededor de las cinco y media de la tarde fue sofocado el incendio que afectó más de 2,7 hectáreas.

Mientras se trabajaba en éste, las llamas estaban comiéndose el cableado de un almacén de supermercado. Por lo que otro equipo de bomberos se trasladó a la calle Coso de Navarrete.

Resulta que el cortocircuito de un cuadro eléctrico comenzó a calcinar varios rollos de papel higiénico. La inhalación del humo afectó a una empleada y la trasladaron a un centro de salud.

Aproximadamente a las seis de la tarde el fuego abrasó una hectárea de monte bajo, rastrojo y cañizo. Para lo cual los efectivos tuvieron que presentarse en el Arroyo Valdeculce de Huércanos.

Otro incendio forestal fue extinguido por los efectivos en Baños de Río Tobías. Afectando las cercanías de una fábrica y a una chopera. Y abarcó entre unas cinco y seis hectáreas de matorrales y ribazo.

Viernes

Alrededor de las 4 de la tarde fue alertado SOS La Rioja por el incendio de una vivienda. Pero cuando por fin llegaron los efectivos del parque bomberil del CEIS ya estaban sofocadas las llamas.

Casi a las seis de la tarde un pequeño fuego ocasionado por una sartén alertó a una familia de la Calle Poniente. Afortunadamente no hubo daños materiales o personales que lamentar.

Compara los seguros de Hogar más baratos en tan solo unos minutos

Esta semana

La noche del miércoles, hubo un incendio en el bloque de viviendas en Calahorra. Específicamente entre la intersección de la Avenida de Valvanera y la calle San Millán.

Los espectadores informaron a las autoridades que las llamas iniciaron en la bajera del edificio. Pronto las plantas del edificio fueron colmadas por densas capas de humo por lo que fue desalojado a la brevedad. Apenas 10 personas fueron evacuadas como medidas de precaución, algunos de ellos no se habían percatado del siniestro.

Uno de los vecinos con movilidad reducida (en silla de ruedas) tuvo que ser trasladado por inhalación de gases tóxicos. El mismo fue ayudado por la Guardia Civil.

Mientras que los efectivos de la Policía Local acordonaban la zona, varias dotaciones bomberiles trabajaban en la sofocación del fuego.

Luis Martínez Portillo, alcalde de la ciudad informó que las labores culminaron cerca de las 9:30 de la noche. Sin embargo, fue después de la media noche que los cuerpos de asistencia terminaron de ventilar y sofocar por completo.

Al tener una visión clara, determinaron que algún vecino habrá dejado escapar una chispa que afectó la bajera. Fueron afectados numerosos enceres que estaban cerca del incendio, así como un turismo.

El dueño del mismo lo acababa de aparcar, por lo que le dio tiempo de desplazarse y evitar grandes daños. Pero fue llevado al servicio de emergencia de la Fundación Hospital de Calahorra debido a que se encontraba muy nervioso.

Los cuerpos de bomberos tuvieron que emplear arios medios para sofocar el incendio. Uno de los domicilios del primer piso y parte del segundo quedaron sin servicios de electricidad, agua y gas.