Relacionamos la optimización del consumo de energía en la vivienda con el ahorro en los costes que pagamos por la energía. Y si bien es cierto que el principal reclamo que tiene una casa eficiente, que optimiza la energía, es aquello, también hay que tener en cuenta los múltiples efectos positivos que tiene para el medio ambiente la optimización del consumo. En cualquier caso, poco se ahorra si los contratos energéticos que tienen suscritos tienen unos precios altos. De ahí que, antes de pensar en la eficiencia energética, hay que mirar las tarifas de luz y gas.

 

La luz y el gas

Contratar una tarifa adecuada de luz y gas es tan sencillo como revisar las tarifas que más te interesan en un comparador energético. De esta forma podrás comparar precios de todos los contratos de gas natural y electricidad de un solo vistazo, en lugar de preguntar en cada una de las comercializadoras, ¡que son muchas! Una vez que tengas claro qué tarifa contratar, solo tendrás que dirigirte a la compañía correspondiente y solicitarlo a través de las vías habilitadas para ello.

 

Una de las comercializadoras que más clientes tiene es Endesa. Actualmente las tarifas de Endesa son muy variadas, las tienes estables o con discriminación horaria. Para poder contratar alguna de ellas, tan solo tiene que llamar al teléfono de Endesa, acudir a una de sus oficinas o efectuar la contratación a través de la página web. No dudes, de todas formas, en consultar otras compañías como Holaluz o Iberdrola, en cualquier caso, que también cuentan con un interesante catálogo de ofertas.

 

Trucos para optimizar el consumo

Para que puedas conseguir una optimización energética de una forma fácil y sencilla, es necesario modificar algunos elementos y realizar una serie de cambio de hábitos para conseguirlo. De esta forma reducirás el impacto ambiental y la cantidad de energía necesaria. A continuación te los detallamos:

  • Revisa que las paredes y las ventanas están aisladas energéticamente. De esta forma mantendrás siempre la temperatura interior de tu hogar, sin que se vea afectada por las temperaturas que hay en el exterior. Esto se traduce en que la calefacción no se pierde en el exterior durante el invierno y el aire acondicionado no se ve afectado por el calor de fuera ya que este no entra al interior.
  • Cambia todos tus electrodomésticos por unos nuevos de alta eficiencia energética. Los distinguirás por el distintivo A+, A++ o A+++.
  • Analiza tu consumo durante un año y verifica si puedes bajar la potencia eléctrica. Si es así, es recomendable que la bajes porque como sabes esto implica que vas a pagar un precio menor al mes por el término fijo.
  • Asegúrate de apagar completamente todos los electrodomésticos cuando no los estés usando y nunca los dejes en formato stand by porque consumen mucho.
  • Cambia tus bombillas incandescentes por unas LED, que son más eficientes porque consumen menos.
  • Instala un sistema domótico para controlar aún más el consumo. Descubre todo lo que la domótica te puede ofrecer en este artículo.

 

 

También te puede interesar